El envejecimiento es parte natural de la vida y cuando hablamos de rejuvenecer sabemos que se trata de algo casi imposible que solo puede simularse con el uso de productos faciales y cirugías realizadas a la perfección. 

Sin embargo cuando hablamos del rejuvenecimiento vaginal queda la pregunta ¿se trata de un mito o de una realidad? 

Primero aclaremos que el relajamiento vaginal se refiere a la pérdida de tono, elasticidad y control de los músculos vaginales y ocurre en mujeres adultas después de los 300 años cuando se reduce la producción de colágeno. 

Otras causas del relajamiento vaginal además de la edad, son la menopausia, el sobrepeso y el parto. 

Afortunadamente los avances de la ciencia han llegado tan lejos que hoy en día podemos hablar sobre una cirugía de rejuvenecimiento vaginal que realmente logra el efecto de darle a tus genitales una apariencia mucho más joven.

De hecho, existen diferentes técnicas de rejuvenecimiento, entre las cuales destacan: 

Labioplastia

En este procedimiento se mejora el aspecto de los labios menores o mayores cuando son muy grandes y flácidos, lo que puede provocar incomodidad al realizar ciertas actividades, usar determinada ropa interior e incluso al mantener relaciones sexuales. 

Labioplastia de aumento

En este tipo de labioplastia se opta por aumentar el grosor de la piel de los labios con el objetivo de alisar y minimizar las arrugas en la zona genital para mejorar su apariencia. Incluso puede considerarse una lipoescultura debido a que se incurre a la inyección de grasa de la misma paciente. 

Vaginoplastia

Esta intervención busca reforzar los músculos de la vagina, quitar tejidos sobrantes y moldear con el objetivo de hacer el diámetro del canal vaginal más pequeño. Además se refuerza el piso pélvico y se remueve el exceso de mucosa vaginal, lo que refuerza aún más la firmeza de la vagina. 

Si te interesa realizarte una cirugía de rejuvenecimiento vaginal recuerda elegir a un médico cirujano con experiencia y reconocimiento en su área. 

Quizá te pueda interesar: Opciones para la reconstrucción de seno